domingo, 15 de julio de 2007

DEPRESION


Depresión severa. La depresión severa se manifiesta por una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad para trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que antes eran placenteras. Un episodio de depresión muy incapacitante puede ocurrir sólo una vez en la vida, pero por lo general ocurre varias veces de la vida.
Distimia. La distimia, un tipo de depresión menos grave, incluye síntomas crónicos a largo plazo, que no incapacitan tanto, sin embargo impiden el buen funcionamiento y el bienestar de la persona. Muchas personas con distimia también pueden padecer de episodios depresivos severos en algún momento de su vida.
Trastorno bipolar. Otro tipo de depresión es el trastorno bipolar, llamado también enfermedad maníaco-depresiva. No es tan frecuente como los otros trastornos depresivos. El trastorno bipolar se caracteriza por cambios cíclicos en el estado de ánimo: fases de ánimo elevado o eufórico (manía) y fases de ánimo bajo (depresión). Los cambios de estado de ánimo pueden ser dramáticos y rápidos, pero más a menudo son graduales. Cuando una persona está en la fase depresiva del ciclo, puede padecer de uno, de varios o de todos los síntomas del trastorno depresivo. Cuando está en la fase maníaca, la persona puede estar hiperactiva, hablar excesivamente y tener una gran cantidad de energía. La manía a menudo afecta la manera de pensar, el juicio y la manera de comportarse con relación a los otros. Puede llevar a que el paciente se meta en graves problemas y situaciones embarazosas. Por ejemplo, en la fase maníaca la persona puede sentirse feliz o eufórica, tener proyectos grandiosos, tomar decisiones de negocios descabelladas, e involucrarse en aventuras o fantasías románticas. Si la manía se deja sin tratar puede empeorar y convertirse en un estado sicótico (el paciente pierde temporalmente la razón).
Depresión posparto. Las mujeres deben de estar alertas de cambios mentales que pueden ocurrir, durante el embarazo y después del parto. La Academia Americana del Médico Familiar reporta que los síntomas de lo que más comúnmente se le llama "baby blues" pueden comenzar de tres a cuatro días después del parto, y esto incluye cambios de temperamento, el llorar repentinamente y los problemas de concentración. Estos síntomas desaparecen por lo regular diez días después del parto. Pero si se prolongan o se intensifican, se le llama depresión posparto y puede necesitar ayuda médica. El Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH siglas en inglés) menciona que los estudios sugieren que las mujeres que experimentan con depresión mayor después del parto frecuentemente tuvieron anteriormente episodios depresivos aún cuando quizá no hayan sido diagnosticados y tratados.
Síntomas de depresión y manía
NIMH dice que no todas las personas que están en fases depresivas o maníacas padecen de todos los síntomas. Algunas padecen de unos pocos síntomas, otras tienen muchos. La gravedad de los síntomas varía según la persona y también puede variar con el tiempo.
Depresión:
Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.
Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
Sentimientos de culpa, inutilidad e impotencia.
Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.
Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar "en cámara lenta."
Dificultad en concentrarse, recordar y tomar decisiones.
Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta. Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer demasiado y aumento de peso.
Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.
Inquietud, irritabilidad.
Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.
Manía:
Euforia anormal o excesiva.
Irritabilidad inusual.
Disminución de la necesidad de dormir.
Ideas de grandeza.
Conversación excesiva.
Pensamientos acelerados.
Aumento del deseo sexual.
Energía excesivamente incrementada.
Falta de juicio.
Comportarse en forma inapropiada en situaciones sociales.
Causas de la depresión
Algunos tipos de depresión tienden a afectar miembros de la misma familia, lo cual sugeriría que se puede heredar una predisposición biológica. Esto parece darse en el caso del trastorno bipolar. Los estudios de familias con miembros que padecen del trastorno bipolar en cada generación, han encontrado que aquellos que se enferman tienen una constitución genética algo diferente de quienes no se enferman. Sin embargo, no todos los que tienen la predisposición genética para el trastorno bipolar lo padecen. Al parecer, hay otros factores adicionales que contribuyen a que se desencadene la enfermedad: posiblemente tensiones en la vida, problemas de familia, trabajo o estudio.

2 comentarios:

Serafín dijo...

Depresión "Una experiencia degenerativa" o lo que online llamarían "un ladrillo:" Una gran compañera (extendida en el "primer" mundo) desde casi mi primer recuerdo por "circunstancias" de la vida; una vida en la que me preocupa y odio sucedan injusticias, reacciones y tratos exagerados y desmedidos; "cualquier tipo" de carencia o abuso hacia la infancia. La etapa mas importante en la vida, donde se precisan buenos ejemplos, cierta disciplina y unos mínimos valores adecuados para vivir en una sociedad que siempre arrastró una cadena de desigualdades y pésimas reparticiones hasta del conocimiento. Para incluso, tras décadas, acabar escuchando de tu propio progenitor, -"Son resultado de nuestras elecciones." Vale, si; pero ¿Desde el primer uso de razón? Pues no creo que nadie "elija" crecer en un entorno que degenere tu equilibrada naturaleza en TLP (Trastorno Límite de Personalidad); donde quería llegar: Existe la "idea, concepto generalizada-o" de escuchar TLP y contestar -"¡Ah, Trastorno BI-PO-LAR!" Y me pregunto ¿¡Entonces TODO el vocabulario será LA MISMA PALABRA!? ¿¡Soy un mezquino maniático y exigente por gustar de expresiones con la mayor propiedad posible!? ¡Digo! Porque, si, tienen síntomas comunes, quizá casi todos; eso lo sabe cualquiera no PRO interesado en conducta humana por causas voluntarias, "ajenas" (o ambas) a su voluntad estén interesados-as en psicología y todo lo relacionado con la conducta humana. Puede que conserve la inquietud, ir a buscar al diccionario, preguntar (mas bien encuesta), y desde que pude online. La moraleja es que seguimos (siguen, muchos no contamos) sosteniendo una sociedad HEREDADA perfecto caldo de cultivo para la pérdida de una brújula moral correcta, con pérdida de ciertos valores cuya falta convierten la existencia en gélida, desconfiada, desmedida, a la defensiva, abusiva, impersonal y degradante y sin calidad psico-emocinal para quienes sobreviven.

Serafín dijo...

¿Cómo se puede hacer alguien eco de una enfermedad ¡DISCRIMINANDO SIN CONTESTAR a quienes la padecen!? ¡Hay que ser basura muy ególatra!